promociones
Idoneos.com
Especulaciones sobre la memoria y los recuerdos infatiles.

La memoria

Sólo una cosa no hay. Es el olvido Dios que salva el metal salva escoria y cifra en Su profética memoria las lunas que serán y las que han sido. Ya todo esta. Los miles de reflejos que entre los dos crepúsculos del día tu rostro fue dejando en los espejos y los que ira dejando todavía. y todo es una parte del diverso cristal de esa memoria, el universo; no tienen fin sus arduos corredores y las puertas se cierra tu paso; sólo del otro lado del ocaso verás los Arquetipos y Esplendores. JLB-Everness

Vivir para recordar. El misterio de la memoria

Días atrás, discutía con un amigo sobre el significado de vivir el presente, que no sería exactamente lo mismo que vivir el momento. Por mi parte, pensaba que vivir (sí, vivir con énfasis) el presente, tiene que ver con el modo en que se cristaliza el recuerdo. Cuando uno vive un momento intensamente, esto es, prestándole debida atención, con toda probabilidad podrá evocarlo recordando cuantos detalles sensoriales haya atendido. Reflexionaba así que puedo evocar mucho de lo que leído cuando me ha gustado, diálogos enteros sobre discusiones que me resultaron interesantes, casi toda la música que escuchaba en la adolescencia, los colores de mis pintores favoritos... pero no puedo recordar rostros con facilidad, ni números telefónicos o de documentos, ni mucho menos vocablos en lenguas extranjeras... a no ser que recurra a reglas mnemotécnicas que por cierto, siempre me dan mucho resultado. Mi memoria es selectiva, precisa solo cuando le conviene.

left

Pero si tuviera ahora mismo que recordar mi vida, mi recuerdo más distante me remite a los tres años, quizá alguno un poco más lejano. Aunque me resulta difícil discernir si se trata de recuerdos genuinos o recuerdos activados por el estímulo de las películas en super 8, o algunas diapositivas.

Siempre interesada en el tema, observé en mis hijos, que hasta los tres años, podían recordar hechos significativos del año anterior, aunque lo olvidaban al paso de un año en que los recuerdos eran reemplazados con otros nuevos. Así, mi hija recordaba un viaje al glaciar Perito Moreno cuando tenía dos años (ella tenía un año en ocasión del viaje), pero ya no podía evocarlo al cumplir tres, a pesar del estímulo fotográfico. O mi hijo recordaba el nacimiento de su hermana (él tenía dos años en ese momento) pero seis u ocho meses después, creería que su hermana existió desde siempre. Hacia los dos años y medio, casi tres, los recuerdos de mis hijos parecieron volverse más estables en ellos, independientemente de cuan atrás se encontraran en el pasado. Por ejemplo, ambos recuerdan claramente momentos de un viaje a Disney, cuando tenían respectivamente tres y cinco años.

Desde hace tiempo los investigadores han conjeturado que los cerebros de los bebés carecían de la capacidad de formar recuerdos, pero Bauer de la Universidad de Duke, dice que nuevos estudios indican que no es así. Sostiene la científica que la capacidad de formar recuerdos depende de una red de estructuras en el cerebro que se desarrollan en tiempos diferentes y al unirse esas estructuras entre los 6 y los 18 meses de vida, aumenta la capacidad de recordar a corto y a largo plazo. Entre los 6 meses y los 2 años, la memoria aumenta de unas 24 horas hasta un año. Los recuerdos más antiguos de los adultos tienden a ser experiencias emocionales infantiles, negativas o positivas. En síntesis, la capacidad de recordar el pasado madura durante los primeros dos años de vida.

Bauer comparó además, los cerebros de los infantes y los adultos con coladores que filtrarían información. Mientras que adulto tiene agujeros más pequeños, los de los niños son más grandes, de manera tal que más información pasa al olvido.

Bauer señala, que "Nuestras vidas dependen completamente de nuestra capacidad para recordar el pasado", y en efecto, yo también creo que la buena memoria es la mejor herramienta de la libertad. A nivel personal creo que mi memoria se vuelve más exacta para algunas cosas con los años, porque la posibilidad de asociación en función de la experiencia va aumentado... pero se vuelve mucho más precaria para lo rutinario y lo repetitivo, a lo mejor por confiar en exceso de las anotaciones y artimañas varias que la vida moderna tiene para ayudarnos en los aspectos aburridos de la vida.

¿Qué creen uds. de todo esto? ¿Atesoran recuerdos infantiles? ¿Qué papel le reservan al arte de la memoria en vuestras vidas?

Más información sobre el tema

Artículo sobre el tema en LNOL

Artículo en Oregon Live

 

Aclas 18-2-2007 22:29:

"La memoria me resulta complicada"

Diria L.A.Spinetta en un disco precioso de su adolescencia , imagino que algunas alteraciones quimicas a nivel neuronal le aumentaban la complicacion , nada que no fuera reversible con el fin de la adolescencia y el aburrimiento de los viajes "al interior"...

La memoria es algo que me llama la atencion desde siempre , tengo recuerdos claros desde los dos años y algunos recuerdos inconexos del año y pico , en la casa de mis abuelos ...

Pero de entre los dos años y tres años , recuerdo muchisimas cosas , recuerdo perfectamente el dia que nos mudamos a la primera casa de mis viejos en un barrio pobreton de Rosario , cuando estaba por cumplir 2 años , hasta el dia que viajamos con mi vieja y mi abuelo a Mardelplata a vivir en la farmacia dos meses antes de cumplir tres años ....donde tuve la primera pesadilla que siempre recorde mucho mas claramente que cualquier otra pesadilla o sueño...

Me vienen bien los descubrimientos de esta señora , solo porque van a contramano de la vieja teoria , pero creo que ya lo sabia ...No tengo dudas ni nunca tuve de que eran recuerdos propios ,inclusive porque no hablaba mucho de eso con mis padres , ni tengo muchas fotografias de esa epoca ,ahora absolutamente ninguna , en las que me pueda apoyar para inventar los recuerdos ..

Yo se mas de lo que creo que los recuerdos se forman cuando comenzamos a comprender la relacion entre las cosas que vemos y sentimos , cuando comenzamos a interpretar y definir formas y comprender de que se tratan , tengo recuerdos absurdos que son la interpretacion que hacia de lo que podia entender de la realidad que veia , pero aun asi son recuerdos absolutamente propios ...Desde el punto de vista de mis ojos ,,,, nunca "me veo desde afuera" lo que para mi delataria que no se trata de un recuerdo propiamente personal , aunque mi mujer dice que ella no consigue recordarse si no es desde afuera , cosa que a veces me hace dudar de su verdadera existencia .... (si no recuerda desde dentro ??quien le pasa la pelicula de lo que vivio????)

La explicacion que le encuentro al colador de Bauer es justamente que a medida que vamos creando relaciones mas complejas entre las cosas que vemos , sentimos e interpretamos , vamos cerrando la trama y podemos "pescar" mas formas e historias con una relacion coherente o aparentemente coherente , de lo que no estoy muy seguro es hasta que punto es confiable , esa suma que se nos hace tan verdadera ...

Me declaro absolutamente incompetente como testigo , si me vienen con preguntas tales como , "que ropa usaba el acusado"??? Porque a lo sumo podria recordar apenas que no estaba completamente desnudo ....

Galadriel 19-2-2007 0:10:

Dos clases de recuerdos...

Yo creo identificar dos clases de recuerdos.

Los "sensoriales", y los "intelectuales". Los sensoriales son los que puedo ubicar entre los mas lejanos. El color celeste con el que se pintan las piscinas creo haberlo visto por primera vez de muy bebe y por cierto algunas fotos parecen confirmarlo. El olor de la casa de mis abuelas, muy distinto en cada caso lo reconocería de acá a la china. El olor a la anestesia que me hace vomitar... Esos recuerdos no me parece que requieran mucha asociación, pero están ahí. Aparecen de vez en cuando. Pero los intelectuales, son recuerdos discursivos, es informacion acumulada, de lo que yo especulaba o pensaba, de lo que leí y corregí, de lo que le dije a este o aquel, de lo que me dijo y le contesté... y como vuelvo una y otra vez sobre los mismos discursos, sobre la misma información, creo que son como marañas que se reescriben una y otra vez... hasta al punto de desfigurar quizá el original.

Me parece que el recuerdo intelectual es mucho menos confiable que el sensorial.

Aclas 18-4-2007 16:16:

Explayese doña Gala ....

No me queda claro a que se refiere con recuerdos intelectualizados , que tipos de recuerdos concretamente serian... Me pasa muy a menudo de mañana sobre todo, cuando me levanto medio dormido para ir al baño y volver a la cama , que ciertas formas del entorno se pierden ...y en apuro por interpretar , la mente , manda una vision absurda , de un gato donde hay un trapo , un aparato extrañisimo donde solo hay una caja etc...como ya estoy acostumbrado no me sorprendo y espero a que se me acomoden los sentidos sin emociones ...pero los recuerdos y el entendimiento de las formas y su relacion con las otras formas del entorno , no es siempre de alguna manera emotivo???No son las emociones con las que cargamos las diferentes sensaciones que nos llegan , las que le dan la forma definitiva a lo que vemos ?? Como podriamos recordar sin establecer ese doble entendimiento entre la sensacion pura que nos llega y la carga emotiva que la relaciona a todo lo demas ??Que es el intelecto sino la funcion que establece el orden relativo de las cosas a partir del peso emotivo de cada una de sus partes???

Galadriel 18-4-2007 18:09:

Recuedos verbales, discursivos...

Ejemplo de un recuerdo 100% sensorial<br>El césped en Copahue
Llamo así a los recuerdos sobre los que he pensado con palabras, que he vuelto a interpretar desde la trampa del lenguaje. Por ejemplo, yo siempre digo que aprendí a estudiar a los 13 años, cuando comprendí como se realizaba un cuadro sinóptico y a resumir escribiendo los argumentos de las leyendas de Becquer. ¿Pero es eso así? Me lo he repetido tantas veces, lo he usado tantas veces como muletilla de mis discursos pedagógicos sobre técnicas de estudios... que ya no estoy tan segura de que eso haya sido efectivamente así o más bien una reelaboración posterior. En efecto no guardo ningún recuerdo sensorial al respecto, que no sea el olor característico de las hojas de libro de Becquer que había sido de mi mamá. Obviamente el olor a libro viejo me desata emociones bellísimas, me lleva al bibioteca pública Haedo, a los interminables y calurosos veranos... pero nada que pueda relacionar sensorialmente y específicamente a mi "descubrimiento" intuitivo de las técnicas de estudio.

Aclas 18-4-2007 18:43:

Ok , pero alguna cosa te dice .....

...que "descubriste" lo que significaba estudiar en ese momento , o por lo menos que descubriste un metodo que usarias despues , porque alguna sensacion de ese momento esta presente en ese discurso ... bueno , a menos que seas una creacion literaria de la propia Galadriel!!! Pura retorica conveniente que se adapta al caso !!jajaja

Tengo un amigo que dice que la primera vez que consiguiio tocar sintio lo mismo que la primera vez que anduvo en bicicleta, no veo nada de construccion posterior en eso , por mas que haya necesitado de una "comparacion" poetica , ciertamente la primera vez que "toco" y la primera vez que anduvo "sin rueditas" estan impregnadas de la misma emocion ... no se si la primera vez que anduvo en bici , recordo sus primeros pasos sin andador , pero seguramente que de alguna manera si.

Creo que lo que recordamos son siempre esas emociones primarias impresas en nuestra memoria por la emocion y de eso es de lo que se conforma el tejido cada vez mas cerrado del dichoso colador , no tengo idea de que manera esto puede explicarse neurologicamente , pero seguramente para continuar recordando debe ser necesario que el colador permanezca con agujeritos ...porque de otra manera , sin olvidar nada , tampoco podriamos recordar. ... no se ..digo , a lo mejor es un disparate ... pero seguramente tu recuerdo tiene que ver con una sensacion que marca eso como in hito.

Llane 9-9-2007 0:43:

Recuerdos y recuerdos

Está muy interesante el tema acerca de la memoria. Concuerdo con lo que dice Aclas, cuando dice que recordamos las emociones primarias. Pero creo que también nuestra memoria es selectiva. Recordamos aquello que nos agrada y podemos bloquear aquellos recuerdos dolorosos o traumáticos. Los seres humanos somos muy complejos y sobre todo nuestro cerebro que está estructurado de una manera mucho más compleja y, con el avance de la ciencia se descubren nuevas cosas. Pero volviendo a los recuerdos que hemos ido almacenando en nuestra memoria, están allí para ser recuperados en su momento, tanto los del aspecto cognitivo como los afectivos. Qué creo en mayor o menor medida los vamos evocando en su momento. El tema da para más.

jerseyman 15-10-2007 10:53:

AHHH...la memoria...

Por lo general,es lo primero que uno pierde.Sabias que uno pierde 1 año de su vida,buscando cosas(medias,llaves,encendedor,billetera,cosmeticos,recibos de compra,chicos(si,los de uno),pulseras,anillos,etc,etc...Hay que vivir el presente,que digo el presente,hay que vivir EL AHORA,si estas desayunando,no sabes si vas a estar para la merienda,o si???!!!No somos nada,y ahi esta nuestro problema,NOS CREEMOS QUE SOMOS MUCHO.A quien carajo le importa la memoria????Hay que abrir cada dia como si fuera un regalo precioso,y despues de abierto,apretar el acelerador a fondo.Decirles a nuestros seres queridos cuanto los amamos,abrazarlos,mimarlos y mirarlos a los ojos,y decirles....TE QUIERO.Puede ser nuestro ultimo dia....

GusTV 7-6-2010 12:06:

Mi Memoria y Yo

Recuerdo que cuando tenía 3 añitos de edad, mi madre me sentaba dentro de un cajón de manzanas, en la verdulería que estaba a la vuelta de mi casa, y mientras esperabamos que venga papá del trabajo, mamá conversaba con la verdulera, mientras yo en mi cajoncito, jugaba a que conducía un automóvil (aunque el cajón no tenía ruedas).- Yo era hijo único.-

También recuerdo que cuando tenía 6 años, jamás me cuestioné la diferencia entre niñas y niños, ni porqué mis tíos (varones) estaban sendamente casados con mis tías (mujeres) ni porqué mi padre era varón y mi madre, mujer... Solamente me conformaba saber que los varones tienen pelo corto y pantalones, en cambio las niñas y mujeres en general, usaban falda y pelo largo... también pude percibir que solamente las mujeres grandes tenían pechos (más voluminosos que los hombres), pero como todo esto era cotidiano, no me llamaba la atención en absoluto.

Un día, mi prima tuvo que cambiarle el pañal a su hijita de dos años (mi primita) y yo por curiosidad, la seguí hasta la habitación, la recostó en la cama y empezó a cambiarle el pañal. Debido a mi asombro, inquirí: PERO CÓMO, TIENE DOS AGUJEROS (según mi percepción en ese momento) Y EL PITO ??? (indagué con total ingenuidad). Mi prima hábilmente me explico con palabras sencillas: ES QUE ES UNA NENA, LAS NENAS TIENEN EL PITO PARA ADENTRO, LOS VARONES HACIA AFUERA... y me pareció lógica su respuesta, aunque jamás pude olvidar este suceso, ni su imágen.- En realidad, mi prima intentó explicarme de manera que yo con 6 años pudiera entender que los órganos sexuales masculinos son externos, mientras que los femeninos son internos.

Tampoco me llamó la atención las fechas de nacimiento entre mis padres y yo... Mi papá nació en 1920, en cambio, mi mamá en 1906, se llevaban 14 años de diferencia. Yo nací en 1963, o sea que mi madre tenía 57 años cuando yo nací. Mi madre (conversando con otras personas) solía decir: LO TUVE A LA VEJEZ (por mi) y mi abuela, una italiana celosa de su hijo mayor, decía: ESTE ES SANGRE MÍA (por mi padre), MA ESTE NO (refiriéndose a mí)

Tanto los dichos que para mí no tenían mucho sentido analizar, como las fechas tan diferentes entre sí (biológicamente imposibles) no me llamaron la atención hasta que un día, en el año 1977 (yo tenía 14 años), buscando papeles de mi fallecido padre, encontré un documento en el que yo había sido adoptado legalmente. En ese momento mi reacción fue interna, pero dolorosa, ya que toda mi vida estaba construida bajo una mentira. Mis padres no eran mis verdaderos progenitores y todos los parientes eran ficticios. Realmente, como decía la abuela, no había lazos de sangre entre todo mi entorno familiar y yo. Me sentí muy mal, pero cuando pude recuperarme, con el paso del tiempo, tanto las fechas dispares como los dichos que habitualmente escuchaba de niño, ahora recobraban sentido.

También puedo recordar que a los 7 años asistí al funeral de un amiguito que tenía mi edad, era el ñieto de la verdulera que solía dejarme jugar al autito en un cajón de manzanas, cuando tenía 3 años. Se llamaba FLAVIO, un nombre poco usual pero para mí, INOLVIDABLE. Cuando le pregunté a mamá porqué el ataúd y la carroza fúnebre del niño eran de color blanco en lugar del tradicional color negro (de luto), ella me respondió que eso era porque se trataba de un ANGELITO. Esas imágenes y sus palabras jamás podría olvidarlas.

Todo esto significa que, si bien, es posible que un colador (como dice Bauer) pueda filtrar aquellos recuerdos que no necesitan estar en memoria y que existen diferentes diámetros para filtrar más o menos cosas que pronto se olvidarán, mientras que otras no, probablemente los agujeros puedan achicarse y hasta desaparecer por completo cuando algún hecho o acontencimiento trascendental para uno, con sentido emotivo-intelectual, lo convierte en un patrón que debe permanecer en memoria por siempre.

Tal como sucede con las computadoras, el cerebro debe contener dos tipos de memoria, una ROM y una RAM, la primera es perpetua, viene de fábrica para que dure por siempre, en cambio, la segunda es volátil, se pierde al finalizar la tarea o al apagar el ordenador.

En razón de lo que me sucedió particularmente a mi, un acontecimiento presente (de 1977) me retrotrajo a situaciones pasadas, relacionando sucesos inconexos que luego tuvieron un mismo sentido a partir del conocimiento de mi estado de adopción y las cambió (a estas situaciones) de lugar, desde la memoria cotidiana (donde está el colador de Bauer) hasta el lugar donde la memoria es perpetua (conocimiento empírico).-

Lo que se desarrolla en el colador es lo que vivimos habitualmente como cotidiano, más lo que forma nuestro conocimiento empírico está más arraigado; como que no pertenece a ese mismo espacio donde filtramos algunas cosas importantes de otras que no lo son.

También recuerdo perfectamente el descenso del primer hombre en la luna, que pude ver desde mi Televisor monocromático, y también es inolvidable el fallecimiento del Tte. Gral. Juan Domingo Perón, cuyas excequias y duelo nacional fueron transmitidos por la misma TV y duró una semana.- Recuerdo que yo acompañaba a mi mamá a la peluquería (de damas) y mientras esperaba ser atendida, todas las mujeres hablaban del fallecimiento de John Lennon, lo cual había escuchado por radio horas antes... Parece que fuera ayer y a pesar que estos sucesos no tenían que ver con mi entorno inmediato, con mi familia o mis parientes, ni siquiera se trataba de amigos, estos recuerdos también son imborrables.

Bueno, espero haberles sido de utilidad contando mis experiencias que no son para nada habituales y podrían arrojar algo más de luz sobre el estudio científico de la memoria y su funcionamiento.

Saludos

Invitamos a nuestros visitantes a participar con datos de utilidad, comentarios o consultas relacionados a este tema , solicitamos el uso de un lenguaje amigable y un estilo claro (evitar el uso de demasiadas letras mayúsculas, abreviaciones, jerga , etc)
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad | síguenos en: |