Consenso Republicano

cómo vencer al monstruo de la apatía y la indiferencia? cómo superar ese pensamiento mágico que nos lleva a creer que los efectos no están vinculados a las causas? y sobre todo a las causas que están al alcances de nuestro accionar, or modesto que sea?

Está flotando en el aire, Marcos Aguinis lo diagnostica en su excelente editorial en La Nación " Hacia un Consenso Republicano " ,  Sergio Bergman  ya nos proponía en 2007 desde su Manifiesto Cívico  que cultivemos una espiritualidad cívica de dimensiones bíblicas para una Argentina Ciudadana .- Nuestros gobernantes parecen colaborar con la ley de la aceleración de los acontecimientos, por vía del absurdo y el opuesto.- 

Muchos sentimos que estamos convergiendo hacia un punto de inflexión importante en la historia argentina.-  Algunos se atreven a tambien pensarlo .- Son menos los que se animan a decirlo en voz alta... 

Por supuesto , hay quienes se resisten que un cambio se produzca,  pero a mi modo de ver la mayor amenaza  es  esa mezcla paralizante de desesperación y desesperanza que nos impide ver que todo evoluciona, que en el océano del tiempo, aunque se navegue en círculos nunca se regresa al punto de partida, y que por lo tanto la frase 'siempre será igual' carece de sentido.-  

Por éso, pregunto a los foristas:  cómo vencer al monstruo de la apatía y la indiferencia? cómo superar ese pensamiento mágico  que nos lleva a creer que los efectos no están vinculados a las causas?  y sobre todo a las causas que están al alcances de nuestro accionar,  por modesto que sea?

Galadriel 13-9-2008 9:36 página del autor

Como decía Malfada...

Me pregunto hasta dónde tendrá la crisis hormonas de crecimiento...

He escuchado que el país está en crisis desde que tengo uso de razón... y he visto algunas etapas mejores que otras, pero nunca lo suficientemente convincentes. Los puntos de inflexión siempre son para volver hacia atrás... en un aspecto o en otro. 

He tenido sin embargo un par de grandes decepciones. 

Como el que ha sufrido en el amor, yo tampoco quiero volver a enamorarme. He perdido varias apuestas.

Aptatía e indiferencia

Qué feo sueña eso.

Apático es mirar la televisión con desprecio? Los periódicos con desconfianza? Y a la clase dirigente con vergüenza?

Creo que en Argentina se habla demasiado y se hace bien poco.

A mi no me ocurre otra cosa que hacer BIEN mi pequeño y desconocido trabajo de todos los días y por supuesto, respetar las leyes.

Por naturaleza no puedo ser indiferente a nada. Pero mi estrategia es simplemente, mientras sigo con lo mio, soportar estoicamente la mediocridad de nuestra clase dirigiente, las mezquindades a corto plazo, la estrechez ideológica y estereotipada de la prensa "formadora de opinión", el empobrecimiento económico y social de la clase media y el estúpido voto obligatorio...

Creo que enamorarse, sería muy riesgoso, dadas las circunstancias. 

WalterJJ 27-9-2008 11:23 página del autor

El habitante que eclipsa al ciudadano!

De nuevo lo expresa impecablemente Bergman refiriendose al Indec 

"...

*Por ello, frente a una nación cuyos ciudadanos nos conformamos sólo con votar, abandonando el trabajo cívico de consolidar una república, debemos promover que exigir no es desestabilizar, sino, por el contrario, instituir y constituir tanto la democracia plena como la república representativa y federal. *

*La Argentina necesita ciudadanos. Las soluciones a nuestros problemas están en nuestras manos. Sólo una Argentina Ciudadana podrá recuperarse de la crisis de valores espirituales que padecemos. Para ello, necesitamos un nuevo Indec, no ya un instituto para dibujar la inflación, sino uno que dibuje la visión compartida de nación. Un Indec para ciudadanos, un índice nacional de esperanza y confianza. Empezar a medir y tomar medidas para el futuro, admitiendo que en nosotros está la posibilidad de la transformación. Ya no medir con índices lo que está mal, sino volver a valorar, conocer y reconocer el bien que hay. La esperanza es, entonces, lo que hacemos concretamente hoy para que mañana sea mejor." *

Ver nota completa en La Nación

Participa
Búsqueda personalizada
INICIO